La Historia de la Siambretta

Afinales del año 1954, en pleno apogeo de la industrialización Argentina, se produjo una transformación referente a la movilidad popular. Un fenómeno que permitió al trabajador de a pie, trasladarse de su casa al trabajo y del trabajo a su casa, de una forma cómoda y muy accesible. Así es como en el mes de Octubre de ese año, surgió la Siambretta, la Lambretta Argentina.

Los comienzos

Fabrica SIAM de Avellaneda

El conglomerado industrial de empresas SIAM (Sociedad Italiana de Amasadoras Mecánicas, posteriormente Sociedad Industrial Americana de Maquinarias), que fuera liderado por Torcuato Di Tella y su familia, venía en pleno crecimiento desde sus comienzos -en el año 1911-, como una fábrica de máquinas amasadoras de pan. Años después, durante su apogeo, llegó a fabricar productos en un espectro mucho más amplio, tales como ventiladores, heladeras, planchas, motonetas, autos, motores y transformadores eléctricos, tubos sin costura y maquinaria pesada, entre otras cosas. De este modo, llegó a ser la empresa más grande de Sudamérica, contando con más de 15.000 operarios.

Hacia finales de 1946, se estableció una relación entre SIAM e Innocenti, producto de la firma de un acuerdo preliminar para la fabricación de tubos de caño sin costura que realizaría la naciente empresa SIAT (Sociedad Industrial Argentina de Tubos). Si bien este acuerdo no progresa, el nexo entre ellos perduró y, a principios de la década del 50, cierran una alianza para la fabricación de la Lambretta en Argentina.

A comienzos del año 1954 comienzan a importarse las matrices para la fabricación del cuadro de la Lambretta D 125 mk1 y la construcción de las líneas de montaje. Este proyecto fue acompañado por un equipo de ingenieros que Innocenti envió al país, con el fin de orientar y capacitar a los distintos equipos que formarían parte del proceso de fabricación de la motoneta.

Cuando el público tomó conocimiento de que la fabricación de un vehículo de renombre -como la Lambretta- se haría en Argentina, se generó una excesiva demanda inicial que obligó a SIAM acelerar los planes de producción. La misma surgió, en su mayoría, de los sectores más populares del país incentivada, en gran medida, por los tentadores planes de financiación y el incipiente orgullo de la industria nacional. Dicha demanda fue tan grande, que se generaron listas de espera, abonando cuotas anticipadas para un vehículo cuya línea de montaje aún no se encontraba totalmente construida.

Presentación de la Siambretta

La expectativa por la flamante motoneta Argentina llegó a su fin el 24 de Octubre de 1954, cuando en horas de la mañana el entonces presidente de la Nación Juan Domingo Perón realizó un recorrido desde la Residencia Presidencial de Olivos (Vicente López, Buenos Aires) hasta la Plaza de Mayo (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), en su característica motoneta color Bordó, escoltado por agentes de seguridad y un cortejo de 30 Siamlambrettas conducidas por jóvenes de la UES (Unión de Estudiantes Secundarios), obsequiadas por SIAM. De este modo tan peculiar, se anunciaba la salida a la venta de la Siamlambretta.

El furor: La Siambretta 125 D/LD

La Siamlambretta

Debido a la gran demanda inicial que produjo el lanzamiento de este nuevo vehículo, SIAM se vio obligada a importar Lambrettas D/LD mk 1 y comercializarlas bajo el nombre Siamlambretta, realizando solamente el reemplazo de las insignias. Éste es el motivo por el cual, aún en la actualidad, existen Siamlambrettas que poseen sistema Teleflex, a pesar de haberse utilizado sólo por un tiempo.

Siambrettas en Stock

Una curiosidad de estos primerísimos modelos es que sus insignias eran muy particulares. En los modelos D -más conocidos como “Standard”- la insignia de “Siamlambretta” se encontraba ubicada en el tanque de nafta, al igual que en su versión italiana. No obstante, ningún modelo subsiguiente de Siambretta tuvo una insignia en ese lugar.
Por otro lado, los modelos LD -comercializados bajo el nombre “Especial” y comúnmente conocidos como “De Lujo”- tenían una insignia “Siamlambretta” que se encontraba dentro del biselado del chapón frontal (como la Lambretta LD), la cual nunca más fue utilizada y es una rareza muy buscada por coleccionistas en la actualidad. Además, este modelo poseía una insignia de “Siamlambretta” en cada chapón lateral.

Asimismo, en estos modelos fue muy común encontrar dos números de cuadro; el original de Innocenti, abajo del tanque de nafta, y el nacional, en el soporte izquierdo del asiento delantero (todos los modelos comercializados en el país tenían el número de chasis en este lugar).

Folleto de venta Siambretta

A mediados de 1955, comienza la fabricación del cuadro de la motoneta en la planta ubicada en la ciudad de Valentín Alsina, Buenos Aires. Y es éste el punto de partida de las diferencias existentes entre el modelo nacional y su versión italiana.

En efecto, una de las principales diferencias es que los guardabarros de los cuadros nacionales finalizan sin su “colita” característica y poseen en sus laterales, curvas más abiertas que los cuadros italianos. A su vez, la horquilla nacional es un poco más inclinada hacia atrás y el tamaño de su tanque de nafta es levemente menor. Esta pequeña diferencia dificulta la colocación de los tanques italianos en las motonetas nacionales.

Finalmente, en los modelos D, la insignia “Siambretta” se encontraba ubicada en el baúl trasero. Por otro lado, los modelos LD poseían una insignia de “Siamlambretta” en el chapón frontal que, por su tamaño, llegaba a cubrir el biselado de éste, mientras que las insignias de los chapones laterales ya tenían la inscripción “Siambretta”.
Estos últimos modelos ya no contaban con numeración importada debido a que la fabricación del cuadro era 100% nacional.

La Siambretta

Fábrica de Motores de Siambretta

En el año 1956, en la planta de Avellaneda, Buenos Aires, ya se encontraban instaladas las matrices y maquinarias para fabricar los motores de este modelo que, a partir de ese año, sería lanzado al mercado argentino bajo el nombre de Siambretta.

Los motores de este modelo eran muy similares a los italianos, con la inscripción Siambretta en la tapa del diferencial. Cabe destacar que, si bien los materiales utilizados eran muy similares, la calidad del aluminio del block argentino era un poco inferior con respecto al de la Lambretta italiana y, por ello, era más frecuente la rotura de las roscas de dicho block.

Selectora de Siambretta

Una de las principales características que diferencia las dos versiones del motor, es la caja externa de la selectora de la Siambretta. Este motor es igual que el de la Lambretta D mk1, el cual venía con sistema Teleflex. En aquel momento, este sistema tenía muchas complicaciones, tanto para su reparación, como para conseguir los repuestos en el mercado.
Es por ello que SIAM decidió solucionar el problema, reemplazándolo por un sistema de dos cables (como la Lambretta D mk2) pero con una caja selectora de forma triangular (con forma de quesito Adler) y el escalonado selector interno, como el del sistema Teleflex.
Este sistema fue exitoso y 100% compatible con el anterior, lo que posibilitó su utilización hasta el final de la producción de las Siambrettas Standard y de Lujo.

Desde sus orígenes, la Siambretta utilizó los carburadores Dell´Orto MA18B3 importados. Con el paso del tiempo, estos comenzaron a ser fabricados bajo licencia por varios fabricantes nacionales, siendo Branmetal el más conocido. Gracias a este avance, los últimos modelos de Siambretta dejaron de tener carburadores de la marca italiana.

Publicidad de Siambretta

Para 1960, producto de los vaivenes económicos de los últimos años, el balance de oferta y demanda mostraba una tendencia desfavorable. Los fuertes planes de financiación y la reducción de accesorios en el modelo base (el asiento trasero, la rueda de auxilio y otros accesorios en los últimos modelos eran opcionales con costo adicional), mantenían un ritmo de ventas que, si bien el producto continuaba siendo rentable; el mercado se encontraba un poco saturado de motonetas. Una evidencia de esto se vio reflejada en las publicidades de la Siambretta 125, en las que -a diferencia de sus comienzos- ofrecían entrega inmediata.

En 1962, debido a esta situación, SIAM cesó la fabricación de la Siambretta 125 D/LD; continuando el proyecto con la Siambretta 175 TV a comienzos de 1963.

Firme junto al trabajador: La Siambretta Motofurgón (125/150 FD)

En simultáneo con los modelos Standard y De Lujo, también se fabricó y comercializó la versión Motofurgón 125 (derivado de la Lambretta 125 FD mk1), el modelo orientado al segmento comercial.

Este modelo, al igual que las Siambretta 125 D/LD, al principio fue comercializado como Siamlambretta, siendo una versión importada. Luego, se fabricó el cuadro y finalmente se vendió como Siambretta, con producción cien por ciento nacional, inclusive con los cambios de motor de las D/LD.

Publicidad de Siambretta Motofurgón

Este motofurgón se encontraba disponible en tres versiones: el clásico de caja abierta, el modelo de caja cerrada y el de cabina cerrada con caja abierta. En la actualidad, resulta dificultoso poder encontrar algún ejemplar de los últimos dos modelos, ya que -se cree- era fabricado a pedido por una empresa tercerizada. En estas mismas variantes fue comercializada la Siambretta 150 Motofurgón.

Siambretta 150 Motofurgón

Entre los años 1962 y 1965, se comercializó una curiosa variante 100% nacional de la Siambretta 125 Motofurgón: La Siambretta 150 Motofurgón (FD).

Este modelo -que se comercializó en las mismas tres versiones que la 125- poseía el motor de la Siambretta 125 Motofurgón (motor Lambretta FD mk1 con sistema de cambio de dos cables), con la base del cilindro agrandada para soportar un cilindro de 150 cc, de similar fisonomía que su antecesor. Además, posee un cuadro igual al del Motofurgón 125, a excepción de una edición limitada, que fue comercializada con una horquilla delantera muy reforzada, semejante a la Puch SRA 150 con amortiguación.

Complementando la oferta: La Siambretta 150 LD y Siambretta 48

Pub. de Siambretta 150 LD

Entre los años 1957 y 1962, en respuesta al público que exigía más potencia y aceleración en su vehículo, se comercializó la Siambretta 150 de Lujo (LD), versión nacional de la Lambretta 150 LD mk3. En paralelo a esto, y en el mismo periodo de tiempo, se comercializó -además- la Siambretta 48, versión nacional de la Lambretta 48.

En estos modelos no existían variaciones con respecto a sus versiones originales, más allá que las primeras se comercializaron con la insignia “Siamlambretta” y posteriormente con la insignia “Siambretta”. Se cree que, debido a que estos modelos tuvieron relativa poca aceptación del público en general -en comparación con la 125-, para SIAM no resultó rentable realizar la importación de maquinarias para que estos modelos se produjeran en el país.

Publicidad de Siambretta 48

La Siambretta 48 fue un modelo orientado para la movilidad ciudadana, en recorridos cortos. De las publicidades -incluso- se nota que intentaron apuntar el producto hacia el público femenino. Por otro lado, la Siambretta 150 estuvo relacionada, generalmente, con sectores sociales de mejor poder adquisitivo. Es por ello que, en la actualidad, si bien es poco frecuente el hallazgo de estos modelos, al encontrarlo denotan un mejor estado de conservación general.

La nueva época: Siambretta 175 TV

Publicidad Siambretta TV 175

A comienzos de 1963, SIAM comienza con la producción de la Siambretta 175 TV, versión nacional de la Lambretta 175 TV Serie 2 (que tanto éxito tuvo en el mundo), en la planta de Valentín Alsina.

Las diferencias con respecto a su par italianas son mínimas, incluso, en las primeras, se dio el mismo caso que en las Siamlambrettas 125: Los modelos vendidos eran importados y ensamblados en SIAM, con el respectivo cambio de insignias. En efecto, una de las pocas diferencias que hay en los modelos nacionales es que las ranuras del lomo, atrás del asiento, no existen.

Para el final de su producción, se llegó a sustituir la importación de partes con la fabricación nacional de casi todo el cuadro y chapones, así como también casi todo el motor, aunque existieron partes muy chicas (como las roldanas de acelerador y cambio) las cuales siempre se importaron.

Publicidad Siambretta LI 150

Un capítulo aparte merece la Siambretta 150 LI, la cual fue totalmente importada (incluso se comercializó de esa manera) y con las mismas insignias de la TV. Se fabricaron a mediados de 1963 en Italia, siendo estas las únicas de las que se sabe con bastante certeza cuantas se fabricaron, gracias a los reportes de fabricación de Innocenti.

Una vocanada de aire fresco: La Siambretta 175 AV

Siambretta AV 175

La aceptación de la flamante 175 TV por parte del público no fue la esperada y es por esto -creemos- que SIAM decide recurrir al éxito de la Siambretta 125 Standard, pero con la potencia de la 175 TV. Es así como nace la única Siambretta diseñada y fabricada en el país: La Siambretta 175 AV.

Este modelo es una muy buena combinación entre el diseño de la Siambretta 125 D, de la cual toma el manillar, farol delantero, alto de chapón frontal, posición de asientos, guardabarros y ubicación de tanque nafta; con las limitaciones impuestas por un cuadro de 175 TV, al cual se le agregó la cola trasera (para soportar la rueda de auxilio y el guardabarros trasero) y un soporte tubular para el asiento del conductor. El motor es el mismo que la 175 TV, con carburador Dell´Orto 23.

Siambretta AV 175

De las publicidades se desprende notoriamente que esta motoneta, construida entre 1964 y 1966, estaba fuertemente focalizada en un público joven, habido de velocidad y aceleración.

Muchos sostienen que las siglas “AV” provienen de “Argentina Velocce”, manteniendo relación con las siglas de TV “Turismo Velocce”. Aunque no hay evidencia para aceptarlo o refutarlo, estamos analizando una fuente que nos indica que AV podrían ser las iniciales del nombre del diseñador de este modelo, cuya identidad estamos investigando.

El legado cultural

Repartidor en Siambretta

En términos históricos, la Siambretta es contemporánea con uno de los momentos económicos más prósperos de Argentina. Obreros trasladándose a sus fábricas, jóvenes saliendo de paseo, comerciantes y profesionales visitando a sus clientes y familias realizando viajes de larga distancia, fueron algunos de los múltiples usos que tuvo la Siambretta.

Asimismo, a comienzos de los 60 era frecuente encontrar carreras amateurs de motonetas, donde muchos entusiastas corrían con Siambrettas preparadas (con presupuesto limitado y mucha imaginación) en circuitos improvisados, llegando a disputarse torneos -en su época de oro- en el circuito de la Ciudad de Buenos Aires.

Carrera “12 Horas en Motoneta” en el Autódromo de Buenos Aires

Todo lo anteriormente mencionado estaba potenciado por la gran presencia de Siambretta en el mercado. En la segunda mitad de la década del 50, casi no quedaba ciudad preponderante de la Argentina que no tuviera un concesionario y/o un servicio técnico oficial Siambretta. Esto favoreció mucho a las ventas en las provincias, lo cual era poco común en un país muy centralizado en Buenos Aires.

Serviclub Siambretta

En este contexto nace el “Club Siambretta”, una organización civil subvencionada totalmente por SIAM, que tuvo su esplendor entre los años 1955 y 1965, cuya finalidad era conectar a los propietarios de Siambretta a lo largo de todo el país; organizando encuentros, competiciones, charlas técnicas y difusión de la cultura Siambrettista. Esta modalidad era semejante a un “programa de fidelización”, ya que los eventos eran abiertos al público general y casi siempre se realizaban en un concesionario o sede de Siambretta.

Revista El Siambrettista

En su apogeo, el club supo tener sedes sociales en la mayoría de las principales ciudades del país, siendo coordinado desde su sede central en el “Serviclub Siambretta”, un local comercial en el barrio de Recoleta (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), el cual actuaba como local de ventas y como punto de encuentro de los Siambrettistas.

El club editaba periódicamente un Fanzine conocido como El Siambrettista, el cual era gratuito tanto para los socios, como para todo aquel que se acercara a las oficinas comerciales de Siambretta o la sede central del Club. En esta revista se publicaban las actividades del club, novedades de la marca, artículos técnicos, consejos para quienes emprendan recorridos de larga distancia y todo lo relacionado con el flamante “Siambrettismo” en Argentina. De esa publicación sale el nombre de este proyecto.

El fin del sueño

La “euforia” por la Siambretta en disminución (el fervor populista de la primera época se fue con Perón en el exilio), un contexto económico desfavorable (apertura de importaciones y tipo de cambio flotante del dólar del gobierno de Guido e Illia) y un mercado saturado de motonetas hicieron que las ventas de la Siambretta 175 TV y AV no fueran las esperadas para 1966.

Tan desfavorable era la situación para SIAM, que el precio de venta de una Siambretta 175 TV era comparable con la de una moto o un micro auto importado. Esta desigualdad se hace evidente en la moto, encontrando leyendas “Industria Argentina” en distintas partes de las ultimas 175 TVs, demostrando que, ante la adversidad, se seguía fabricando en el país.

Todo este contexto, sumado a una deuda grande con Innocenti llevo a que SIAM cese la fabricación de la Línea Siambretta (hasta ese momento se fabricaban la 175 TV, 175 AV solamente) en Junio de 1966, vendiendo todos los activos y pasivos a Franco Hermanos, quien continuó fabricando Siambrettas 175 AVs, con los remanentes de Stock.

Sorprendentemente, del Relevamiento Histórico de Siambrettas surge como evidencia que SIAM llegó a fabricar algunos modelos de TVs hasta Diciembre de de 1966, pero como “SIAM DiTella”. Entendemos que esto pudo haber sido en el medio de la transición con Franco, también con remanentes de stock.

Haciendo un análisis de los índices de fabricación reportados por la Univerdad DiTella a El Siambrettista, de numeración de chasis y motor tomados del Relevamiento Histórico de Siambrettas y haciendo una interpolación de datos, surge que la producción total de Siambrettas (en todos sus modelos) tuvo que rondar entre las 200.000 y 240.000 unidades.

Los caprichos de la historia hicieron que la inmensa mayoría de los documentos relacionados con Siambretta SAIC -voluntaria o involuntariamente- se extraviaran o destruyeran.
Lo explicado en este artículo es producto de un minucioso trabajo de recopilación de material (de múltiples orígenes), entrevistas a extrabajadores y el arduo trabajo de análisis e investigación que se realiza a diario en “El Siambrettista”.
¡Lo bueno de los bytes es que se pueden modificar! Si tenés evidencia de que lo dicho aquí puede no ser verdad y/o queres complementar esta historia, sumando material al archivo histórico de El Siambrettista, ponete en contacto con nosotros y con gusto revisamos juntos este articulo!

Última actualización: 30/11/2021
Podés compartirme en...
Facebook Facebook Messenger Twitter WhatsApp Telegram SMS Email